Un Paseo con Memoria en Erronkari

10/05/2024

Un Paseo con Memoria en Erronkari

El Ayuntamiento de Roncal inaugurará mañana, 11 de mayo, a las 12:00 horas el Paseo de la Memoria-Oroimenaren Pasealekua, un recorrido peatonal que une el frontón del pueblo con el nuevo colegio a través del jardín de las antiguas escuelas y que quiere poner en valor el pasado reciente de la villa. El acto contará con la presencia de la vicepresidenta segunda y consejera de Memoria y Convivencia, Acción Exterior y Euskera de Gobierno de Navarra, Ana Ollo Hualde, representantes de los diferentes valles del Pirineo y la dirección del Colegio Público de Roncal.
Así, en el jardín de las antiguas escuelas se ha colocado un panel que recuerda la construcción de este edificio educativo -y del frontón de guante- a finales del siglo XIX gracias a la financiación del tenor Julián Gayarre Garjón.
También se ha instalado un monolito de reconocimiento a los prisioneros republicanos que construyeron entre 1939 y 1941 la carretera que une Roncal, Vidángoz e Igal. La escultura, obra de Pello Iraizoz, ocupa un espacio preferente en los jardines de las antiguas escuelas, donde permanecieron encerrados durante ese tiempo alrededor de 1.000 esclavos del franquismo.
Subvención del Instituto de la Memoria
El proyecto cuenta con una subvención del Instituto Navarro de la Memoria y se inició en 2017 con la colocación de una placa de recuerdo a este colectivo en la fachada de las antiguas escuelas, entonces todavía utilizadas como centro educativo.
En la actualidad, los jardines de este edificio han pasado a formar parte del paseo peatonal de acceso al nuevo colegio y al cementerio del pueblo, por lo que se ha decidido trasladar la placa de la fachada y colocar el nuevo monolito en este lugar para hacerlos más visibles y accesibles a la ciudadanía.
La escultura está acompañada -por el origen de los prisioneros- de la frase en euskera, castellano, catalán, gallego y asturiano “Zuen oroimena, gure askatasunerako bide - Vuestra memoria, senda de nuestra libertad - La vostra memòria, senda de la nostra llibertat - A vosa memoria, senda da nosa liberdade- La vuesa memoria, sienda de la nuesa llibertá”.
Previamente a la inauguración, el viernes 10 de mayo por la mañana el profesorado y alumnado del Colegio Público de Roncal llevarán a cabo un homenaje a los prisioneros junto al monolito como colofón al trabajo realizado durante todo el curso en torno a la memoria histórica, y la Casa del Valle acogerá a las 19:00 horas una charla titulada “El Valle de Roncal en el universo concentracionario franquista: historia y memoria”, a cargo de Edurne Beaumont Esandi y Fernando Mendiola Gonzalo, miembros de la Asociación Memoriaren Bideak.
Más de 2.000 prisioneros
Cabe recordar que alrededor de 2.100 prisioneros participaron entre julio de 1939 y junio de 1941 en la construcción de la carretera que une los pueblos de Roncal, Vidángoz e Igal, hasta entonces un estrecho camino de herradura.
Los prisioneros formaban parte de varios campos de trabajos forzados ideados como castigo político y denominados por las autoridades franquistas Batallones de Trabajadores y Batallones Disciplinarios de Soldados Trabajadores. Estos batallones de trabajos forzados estaban formados por hombres que no habían cometido ningún delito ni habían sido juzgados, y que sufrieron este castigo por pensar de forma diferente a los vencedores y haber defendido el gobierno legítimo de la República.
Todos ellos enfrentaron unas durísimas condiciones de vida, hacinados en edificios públicos, casas deshabitadas, barracones de madera y chapa y tiendas de campaña, rodeados de alambradas bajo una férrea disciplina, con largas jornadas de duro trabajo al aire libre y con escasez de ropa y calzado, mínimas condiciones higiénicas y sanitarias y una deficiente y escasa alimentación. Así, fueron cientos los prisioneros que enfermaron y varios los que murieron debido a tan duras condiciones o asesinados por sus guardianes.
A las míseras condiciones materiales que sufrieron estos prisioneros debe añadirse la falta de contacto con sus familias y un estricto régimen disciplinario basado en el miedo, la humillación y los castigos, a merced de los oficiales y soldados que los vigilaban y con prohibiciones de hablar en sus idiomas maternos.
 

Volver al listado

Revista mendixut

Suscríbete | Harpidetu

Si todavía no eres suscriptor/a de la revista, hazlo ahora
y tendrás acceso a todos los números de la revista en PDF.

Aquí | Hemen