Abiertas al público las termas romanas de Arce

07/02/2024

Abiertas al público las termas romanas de Arce

Las termas romanas de Arce / Artzi, un lugar de paso estratégico en la antigua calzada romana Iter XXXIV y que atravesaba los Pirineos en la Antigüedad, están abiertas al público desde el 7 de febrero. Después de una década de excavaciones y un año de consolidación y musealización por parte de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento del Valle de Arce, los visitantes pueden ahora explorar este sitio histórico a través de paneles informativos y una reconstrucción 3D del edificio.
Se planean actividades adicionales para este año, incluyendo charlas, visitas guiadas y la publicación de una monografía sobre las termas. Estos esfuerzos forman parte de una estrategia más amplia para revitalizar el valle y combatir la despoblación, y se enmarcan en una línea de investigación que estudia los enclaves de servicio a lo largo de la calzada romana en el Pirineo navarro.
El yacimiento arqueológico de Arce, situado en las puertas del Pirineo y a orillas del río Urrobi, ha sido un lugar de ocupación continua desde la época romana hasta la actualidad, lo que le confiere un valor patrimonial especial. Las excavaciones comenzaron en 2012 y concluyeron en 2023 con la consolidación de los restos y su puesta en valor, tras una inversión de 98.740 euros del Gobierno de Navarra.
Gracias a las investigaciones llevadas a cabo en el enclave, se interpreta como una estación viaria situada al borde de la calzada romana. Su construcción se realizó probablemente entre finales del siglo I a. C. e inicios del I d.C. conjuntamente con la calzada transpirenaica. Constaba de varios edificios que pudieron ofrecer servicios a las personas usuarias de la calzada. Al mismo tiempo, funcionaba a modo de nexo de unión para que sus habitantes intercambiaran productos locales por otros que llegaban desde todo el Imperio.
Las termas de Arce (siglos I a.C.-II d.C.)
 Se trata de una construcción exenta, de planta rectangular, que cuenta con unas dimensiones aproximadas de 26 x 5,5 m en su parte exterior. La construcción, dividida en 7 espacios, se organiza en un único eje formando un recorrido lineal simple retrógrado.
Las personas usuarias podrán acceder desde el extremo meridional para ir recorriendo los ambientes del frigidarium [3] (frío), tepidarium [4] (templado) y caldarium [5] (caliente); para después realizar el mismo recorrido en inversa dirección para salir. Las salas calefactadas (cubierto con piedrilla roja [4 y 5]) se calentaban gracias al sistema del hipocausto, ya que estaban comunicadas con el horno (cubierto con teja machacada, [6]) a través del subsuelo. (Ver imagen adjunta).
Reconversión en taller metalúrgico (siglos III-IV d.C.)
Tras el desuso de las termas, tan solo se mantuvo activa la parte septentrional de la construcción [5, 6 y 7], que estaría directamente vinculada con el que fue el praefurnium u horno de las termas. Toda esta área sería transformada con los medios disponibles para que el horno, que anteriormente calentaba las instalaciones, pudiera ser explotado con fines productivos destinados a la metalurgia. La base del horno (cubierta con teja machacada [6]) se registró cubierta por restos de metal fundido que ocupaba la mayor parte de su superficie, probablemente vestigios de las últimas hornadas realizadas en el lugar. Además, en los depósitos de relleno de alrededor han podido recuperarse gran cantidad de escorias de hierro, junto con reseñables restos de plomo.

Volver al listado

Revista mendixut

Suscríbete | Harpidetu

Si todavía no eres suscriptor/a de la revista, hazlo ahora
y tendrás acceso a todos los números de la revista en PDF.

Aquí | Hemen